Las torres de Bolueta (II).

bolueta 2

Hace unos meses comentábamos aquí sobre el primer edificio que se construía en la zona ribereña de Bolueta. Ha sido el post que más visitas ha recibido en los años que este blog lleva abierto. Abordamos ahora otras cuestiones relacionadas con esa operación inmobiliaria.

Neinor Homes S.A. es el grupo inmobiliario que está llevando a cabo parte de la operación allí donde estuvo la histórica fábrica de San Ana; en concreto acomete los bloques tres y cuatro de los siete previstos. Con una torre ya levantada y con la segunda en muy avanzado proceso de construcción por parte de otro promotor, Visesa, Neinor Homes ha presentado recientemente un vídeo en el que recrea lo que se supone será la parte del barrio que les concierne una vez finalizada. Con piscinas en las terrazas, arbolado profuso por las calles peatonales e interiores domésticos escrupulosamente diseñados en blanco y negro, el vídeo trata de transmitir cierta idea de vivienda moderna con un nivel notable de confort y calidad. Frente a la negra verticalidad de la piel en las dos primeras torres, ahora estos futuros edificios exhiben una horizontalidad de neta blancura. El vídeo muestra un conjunto urbano de sólo cinco bloques, pero lo cierto es que serán siete.

Al final del vídeo una nota dice: “Los datos incluidos en esta memoria de calidades constructivas, incluyendo las infografías, están sujetos a posibles modificaciones, reservándose Neinor Homes la facultad de introducir aquellas que vengan motivadas por razones jurídicas, técnicas o comerciales que así lo aconsejen o vengan ordenadas por los organismos públicos competentes“. En otras palabras, si te ha gustado el vídeo no estés seguro de que lo que te entreguemos vaya a ser exactamente igual a lo que has visto, ya que lo mostrado “se hace constar a efectos orientativos“.

La web no informa de quién es el arquitecto (¿tan poco importa ya?), aunque hay una detallada Memoria de Calidades y los planos de cada una de las viviendas y anejos están a disposición de los compradores en las oficinas de venta. La información comercial ha sido elaborada a partir de un Proyecto Básico que alguien ha tenido que redactar aunque no se mencione su nombre. En fin, los edificios responden a la insípida moda de formalizar bloques con franjas blancas horizontales marcando las distintas alturas que se está repitiendo hasta la saciedad entre nosotros (véase Garellano, sin ir más lejos),

En este post de hoy se informa acerca de algunas personas que están al frente de este grupo empresarial dedicado a la construcción de viviendas. Los datos que se manejan aquí están tomados de la web de la empresa, pero mezclados con otros que también son públicos, obtenidos por fuentes diversas. No es muy difícil encontrar abundante información sobre las dos personas más importantes en Neinor Homes, como se comprobará.

Establecidos sus Estatutos en diciembre de 2014, Neinor Homes inició formalmente su actividad en mayo de 2015, tras la compra por parte del fondo de inversión estadounidense Lone Star, con sede en Dallas, de la cartera inmobiliaria de Kutxabank que, con el nombre de Neinor, fue su promotora residencial durante 28 años de historia, estableciendo una singular alianza entre un fondo de inversión internacional y una promotora local.

Lone Star, al que algunos califican como “fondo buitre” dio un genuino pelotazo al comprar Neinor por 940 millones en 2014 y venderlo en un total de 1.350 millones por acciones en tres fases, entre su salida a Bolsa en marzo de 2017 y la liquidación de su último paquete de acciones en enero de 2018. Es decir, en diez meses vendió acciones por 1.350 millones, lo que supuso unos beneficios de 410 millones una vez descontada la inversión inicial, ¡¡en diez meses!!

Para dirigir esta operación se contrató a Juan Velayos en marzo de 2015, entonces socio de PriceWaterhouseCoopers (PwC) y responsable de su área de Real Estate Advisory y exconsejero delegado de Renta Corporación. Es decir, Velayos es un experto no solo en el mercado inmobiliario, sino también en el mercado bursátil español.

Sin relación alguna ya con Lone Star, actualmente y de acuerdo con sus Estatutos, la Sociedad Neinor Homes S.A., con sede en Bilbao, tiene por objeto la promoción, gestión, comercialización y desarrollo de todo tipo de operaciones inmobiliarias y urbanísticas, por sí misma o a través terceros.  Veamos ahora quiénes son las personas que se encuentran en la cúpula de Neinor Homes.

bolueta 3

El presidente del consejo de Administración, desde el 8 de enero de 2017, es Ricardo Martí Fluxá, conocido por haber sido Secretario de Estado para la Seguridad, de 1996 a 2000, en el Ministerio de Interior encabezado por Jaime Mayor Oreja, es decir, durante el primer gobierno de José Mª Aznar. Como miembro de la carrera diplomática española, anteriormente ocupó diferentes puestos en el extranjero y, finalmente, el de Jefe de Protocolo y Actividades del Rey de España.

La lista de cargos empresariales de Martí Fluxá es enorme, entre los que la presidencia de Neinor Homes es una entre muchas otras: presidente de la Asociación Española de Empresas de Consultoría Inmobiliaria (ACI); consejero de Liteyca y de Bodesa (esto es, Bodega de Sarria, fundada por la familia Huarte, quebrada y salvada por Caja Navarra y entregada a CaixaBank). Fue Presidente de Industria de Turbo Propulsores, S. A. (ITP), y de Marco Polo Investments; consejero del Grupo Tomás Pascual; miembro del Consejo Asesor del banco de inversión Arcano Capital; consejero de Ibersecurities; consejero de la tecnológica IKUSI; miembro del Comité Ejecutivo y presidente del Comité de Remuneraciones de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Navarra….

Resulta interesante su vertiente cultural. Actualmente es presidente del Real Patronato del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, siéndolo también de su Fundación; patrono de la Fundación Amigos del Museo del Prado; patrono del Museo Guggenheim Bilbao; presidente de la Fundación Ankaria de Arte Contemporáneo; presidente del Consejo Social de la Universidad Rey Juan Carlos (¡¡ufff!!), miembro del Consejo Rector de la Academia Europea de Ciencias y Artes; secretario del Consejo Rector de la Fundación Pro Real Academia Española de la Lengua…, podríamos seguir mencionando más cargos, muchos más.

Sin dejar de tener en consideración los gustos personales de Martí Fluxá por las cuestiones culturales, el arte y el altruismo, resulta bastante claro que su presencia en esos Patronatos y Consejos de instituciones públicas es debida a la aportación de recursos económicos privados desgravables, en calidad del cumplimiento de su “responsabilidad social corporativa”, que le aseguran la participación en las decisiones de gobierno de esos museos, academias, fundaciones, etc., adquiriendo mediante su participación en ellos una pátina socio-cultural que blanquea negocios que, a veces, se mueven por zonas oscuras.

Es el caso de la presencia de Martí Fluxá en el Patronato del Museo Guggenheim Bilbao, donde la empresa ITP (con sede en Zamudio, Bizkaia, construye motores para aviones, incluidos los de naturaleza militar) es patrona desde su inicio en 1997, habiendo sido presidida durante varios años hasta 2017 por Martí Fluxá (sustituido posteriormente por Josep Piqué, Ministro de Industria y Energía -1996-2000-, Ministro de Asuntos Exteriores -2000-2002- y Ministro de Ciencia y Tecnología -2002-2003- en los dos gobiernos de Aznar). Algo distinto, pero similar, puede decirse de la Fundación Ankaria, cuyo única “empresa benefactora” (máximo grado de compromiso económico) es Liteyca, la empresa de telecomunicaciones presidida por Martí Fluxá, y en cuyo Consejo se encuentra también el antiguo Ministro de Universidades e Investigación (1979-81) de UCD, Luis González Seara.

No toda su trayectoria ha estado jalonada por los éxitos ni exenta de polémicas. Hace pocos años Martí Fluxá tuvo que hacer frente a varios Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) en el Grupo MGO entonces presidida por él, al situarse al borde de la quiebra. Se acusó al grupo MGO,  especializado en prevención de riesgos laborales, que en aquel crítico momento repartiera generosas dietas entre su ‘consejo de lujo’ y la alta dirección, mientras los trabajadores afrontaban varios  ERE. Refugio de exministros y altos cargos, llamaba la atención que hubieran recalado en su seno políticos especialmente vinculados con las áreas de Interior y Seguridad de varias comunidades autónomas y del gobierno central. Eran los casos del consejero Rodolfo Martín Villa, ex ministro de Interior con UCD. Como presidente del consejo asesor figuraba Gustavo Suárez Pertierra, ex ministro de Defensa y Educación con Felipe González; Luis Mardones Sevilla, que fue el representante de Coalición Canaria en el Congreso, adscrito a las comisiones de  Interior y Defensa cuando era diputado; Carlos Mayor Oreja, hermano de Jaime y ex consejero del PP en varias carteras en la Comunidad de Madrid; Xavier Pomés i Abella, primer director general de Seguridad Ciudadana y ex consejero de Gobernación con Jordi Pujol, y Miguel Sanz Sesma, ex presidente del Gobierno de Navarra (quien, por cierto, también está en el Consejo de Bodesa, colocado por Martí Fluxá).

La segunda persona de importancia en el Consejo de Administración de Neinor Homes es Anna Birulés Bertrán, quien fue ministra de Ciencia y Tecnología (2000-02) durante en segundo gobierno de Aznar, siendo sustituida en el cargo por Josep Piqué. Ha sido secretaria general del Banco Sabadell; consejera y presidenta del Comité de Auditoría y Cumplimiento Normativo y miembro de las Comisiones Ejecutiva y de Inversiones del Grupo Pelayo. Asimismo, es consejera independiente de IDOM, Consulting, Engineering, Architecture, S.A.U. Comenzó su carrera profesional en el Departamento de Industria y Energía de la Generalitat de Cataluña y fue directora general del Centro de Información y Desarrollo Empresarial (CIDEM), así como presidenta del Consorcio de Promoción Comercial de Cataluña (COPCA). Fue consejera delegada de Retevisión (ahora propiedad de los grupos Abertis y Vodafone), desde donde dirigió el proceso de expansión de los operadores de telecomunicaciones a través de sus subsidiarias. Actualmente es presidenta de la Comisión de Auditoría y Control, y miembro de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones de Neinor Homes.

Un tercer miembro significativo del Consejo de Administración de Neinor Homes es Felipe Morenés Botín-Sanz de Sautuola, hijo de Ana Botín, presidenta del Banco Santander, nieto de Emilio Botín y sobrino -por parte paterna- de Pedro Morenés, Ministro de Defensa en los dos gobiernos de Mariano Rajoy.

Esta operación urbanística e inmobiliaria fue concebida por un consejero del Gobierno Vasco que pertenecía al Partido Comunista de Euskadi. Ya ven quiénes son los que la van a rentabilizar.

Tan sólo para que se sepa.

bolueta 1

 

4 comentarios sobre “Las torres de Bolueta (II).

  1. Sin palabras…
    Así me he quedado leyendo quienes están al frente de “Neinor”, antigua promotora de Kutxabank, y me pregunto si era tan necesaria su venta al fondo Lone Star.
    Y también me pregunto cómo empresas como el grupo Urvasco, grupo Baensa, grupo Afer,,, y tantas otras que quebraron durante la crisis, qué hicieron tan mal para que todas ellas acabasen en tal situación. En un tiempo en el que la práctica totalidad de las promociones que se realizaban en el País Vasco, se vendían sin demora, en qué otros lugares decidieron invertir estos grupos de capital vasco sin tener en cuenta sus posibles consecuencias. Cuál es la megalomanía tal que puede afectar a sus gestores, si es que la hubo, para poder haber acabado todas así.

    Independientemente de que siempre es triste cuando una empresa entra en situación de quiebra o cae en “banca rota”, tanto por lo que afecta a los trabajadores que conviven en ella y acaban sin trabajo, como por el dolor que supone el que una empresa deje de formar parte de la riqueza empresarial del país, en estos casos, sentí más dolor si cabe cuando colecciones de arte como la colección “Arte XX” y la colección “Homenaje a Chillida”, acabaron subastadas, desgajadas y en otros casos formando parte de los activos de un banco de fuera de la comunidad.
    Cada vez que camino por las escaleras que comunican el puente zubi-zuri con las torres isozaki y noto la ausencia de la escultura “Buscando la luz” de Chillida, siento desasosiego.
    Desconozco los motivos por los que no se quiso llegar a un acuerdo por parte de la Diputación para conservar ambas colecciones o parte de ellas. La escultura de Chillida formaba parte del paisaje de Bilbao y creo que fue un error no hacer un esfuerzo por ella. El resto de piezas de nombres tan insignes como Kapoor, Serra, Rauschenberg… cada cual puede tener su opinión.
    En el caso de la colección “arte XX”, se trataba de una colección que ya provenía anteriormente de otro coleccionista bilbaíno, y creo que su valor de tasación estaba muy por encima de lo que finalmente abonó el grupo bancario que acabó con ella. Teniendo en cuenta que el museo de Bellas artes tiene un gran déficit en arte cubista y resto de “ismos”, en nombres como Klee, Picasso, Ernst, Gris, Braque, Dalí ,,, creo que también se podría haber hecho un esfuerzo. Hubiese paliado una gran laguna existente en el museo.

    Desconozco si estos hechos son vox populi, o si alguien más en consciente de la pérdida incurrida, pero parece como que no ha sucedido nada, porque a poca gente se oyó poner el grito en el cielo por semejante quebranto, y a día de hoy, todo sigue igual. Poca gente apenas recuerda que hace unos años hubo una escultura maravillosa de Chillida en la plaza de la convivencia, allá donde están las torres isozaki. Seguramente desconocen la razón por la cual ya no se encuentra allí, y que actualmente está ubicada en el campus universitario de Doha, no precisamente donde el genial escultor apalabró ubicarla con su amigo el arquitecto japonés, no precisamente donde tenía sentido permaneciese.

    Me gusta

    1. Muchas gracias, Gambitorre, por tu detenido y bien reflexionando comentario. Haces preguntas en tu segundo párrafo que otros con más conocimiento que yo han respondido al referirse a las causas de lo que se llamó “burbuja inmobiliaria”. Me temo que quienes deben hacerlo no aprenden. Esperemos que la historia no se repita, aunque síntomas alarmantes no faltan actualmente… También hoy las promotoras inmobiliarias dicen que “todo se vende” para justificar la necesidad de más suelo urbanizable, de más viviendas…, en definitiva, de más negocio para ellas que esperamos no tener que pagar más tarde entre todos.
      En cuanto a las colecciones de arte, la de Urvasco sirvió para pagar algunos impuestos a las diputaciones del Álava y Bizkaia. El resto se diseminó. Recuerdo que esa colección “se blanqueó” con su presentación en el Museo Guggenheim Bilbao, quizás el error más grande cometido por esa institución hasta ahora. Por lo que se refiere a la pieza de Chillida que estaba en las escaleras de Uribitarte, creo recordar que no era propiedad de Urvasco, sino una cesión, o algo así, y que regresó a Chillida-Leku en donde se puede ver actualmente, pero, vamos, no estoy completamente seguro.

      Me gusta

  2. Gracias a tí por tu artículo y por otros muchos que me hacen pensar y reflexionar.
    Solo una serie de puntos, para una mejor comprensión de mi comentario, ya que de la escultura “Buscando la Luz” de Chillida existen varias versiones y muchas veces puede dar lugar a confusión unas con otras.
    Revisando la hemeroteca de los últimos años. El grupo Urvasco llegó a poseer una potente colección de arte, dentro de la cual, las piezas englobadas dentro del capítulo “Homenaje a Chillida”, llegaron a ser la parte más importante de la colección.
    Quizás la pieza más sobresaliente de la colección, fue la llamada “Buscando la luz IV”. Dicha pieza fue subastada por Christie´s junto con el resto de piezas de la colección “Homenaje a Chillida”
    http://infoenpunto.com/not/9995/la-coleccion-lsquo-homenaje-a-chillida-rsquo-vendida-por-unos-12-millones-de-euros/.
    Dicha obra fue adquirida por Qatar y hoy en día decora su campus universitario.
    https://www.qm.org.qa/en/project/qatar-university-installations
    Eduardo Chillida hizo varias versiones de la serie “Buscando a la luz”. La versión más monumental de la serie forma parte de la colección permanente del museo de Zabalaga.
    Ihttps://www.lavanguardia.com/cultura/20190409/461557082949/chillida-leku-reapertura-museo-aire-libre.html
    El arquitecto Arata Isozaki, apalabró en vida de Eduardo Chillida una de sus mayores aspiraciones, que era la de culminar uno de sus proyectos emblemáticos, “isozaki atea”, con una obra del artista que estuviese a la altura del proyecto. La serie de “Buscando la luz” fue ampliada porque el propio arquitecto convenció al escultor para ello.
    https://www.diariovasco.com/prensa/20070301/cultura/escultura-chillida-culmina-proyecto_20070301.html
    Es por ello, que para mí supuso realmente un quebranto el hecho de Bilbao perdiese esa pieza en particular. El resto de la colección es discutible, aunque para mí sigue siendo una pena. De hecho, Richard Serra recompró su obra al grupo Urvasco.

    Y todo esto me ha hecho volver a pensar. En un momento en el que el grupo BBVA ha procedido a vender su edificio más emblemático en el centro de Bilbao. Sin pararme a describir todo lo que supone la venta en sí, ya que desde hace tiempo el grupo BBVA ha dejado de tener Bilbao como centro neurálgico a pesar de que mantenga una de sus sedes sociales en la villa. En el año 1997 el grupo BBV encargó a Eduardo Chillida la realización de la escultura “Elogio del Hierro III”, con el objeto de ubicarla a la entrada de su sede. En estos momentos, la escultura pertenece al grupo BBVA, no a Bilbao, de hecho forma parte de la Colección BBVA.
    https://www.coleccionbbva.com/es/escultura/e00004-elogio-del-hierro-iii/
    La escultura se mandó a Zabalaga hace unos meses para ser restaurada, y actualmente forma parte de la exposición en la re-inauguración de Chillida Leku.
    Me pregunto si, una vez que el grupo BBVA ya no está sito en tal lugar de la plaza circular, ya que próximamente se inaugurará el establecimiento comercial “Primark”, y más adelante la “Torre Bizkaia”, ¿Seguirá el BBVA interesado en que dicha escultura permanezca en tal lugar? Lugar que por cierto también fue elegido por Eduardo Chillida para su ubicación.
    A mí particularmente me parece un elemento icónico de la ciudad, como puede ser la escultura de Oteiza sita en el ayuntamiento, pero ahora que lo pienso también me lo parecía la escultura del complejo Isozaki….
    https://elpais.com/diario/1997/06/19/cultura/866671208_850215.html

    Mejor si otro día escribo, lo hago sobre el museo de Bellas Artes, que todo son buenas noticias, y suelo dormir mejor. Realmente estoy ilusionado con la nueva ampliación del museo. 

    Me gusta

    1. Interesantes las aportaciones y enlaces que aportas, Gambitorre. Gracias de nuevo.
      Sin estar seguro de ello, sospechaba que no existía una sola “Buscando la luz”, sino que había una serie. Tu confirmación viene bien para aclarar.
      Durante mi etapa en ARTIUM conocí la colección Urvasco, al menos la parte de la colección que tenían en sus oficinas de Vitoria. Allí mantenían muchas de las piezas de Chillida con formato pequeño junto a obras de otros artistas. Tuve tratos con Antón Iraculis y su mano derecha, Pablo Couto, y francamente no me parecieron coleccionistas, en absoluto, sino empresarios con mucho dinero que invertían en diversificar sus beneficios de cara de futuras necesidades y mientras tanto se daban una lucida pátina cultural y de buenas relaciones sociales mediante las obras de arte que acumulaban (no digo coleccionaban). Sus decisiones de compra estuvieron guiadas por quienes les asesoraban, unos buenos y hábiles galeristas, los cuales suministraron, lógicamente, sobre todo obras de artistas vinculados a su galería. Eso no es coleccionar, lo cual implica tener un criterio personal de raíz artística; ellos no lo tenían. Compraban arte como podían haber comprado caballos árabes si les hubiesen asegurado retorno económico. Ciertamente, algunas de las obras que acumularon eran interesantes y algunas de ellas quedaron entre nosotros, por ejemplo, un Serra y una mesa de Chillida fueron a parar a ARTIUM como pago de deuda fiscal a la Diputación de Álava. Lo del “Homenaje a Chillida”, la exposición en el MGB, fue el intento -puramente nominal- por dar una articulación integradora, en torno a ese asunto, al conjunto de piezas que compraron, pero la inmensa mayoría de las obras de los otros artistas -las más importantes- no fueron hechas como “homenaje” al escultor, aunque se pretendió darles ese sentido.
      En cuanto a la escultura del BBVA, yo también espero que regrese a Bilbao, pero creo que estaría mucho mejor en otro lugar. De hecho, el emplazamiento que se le dio era muy malo, confuso visualmente, con mucha competencia a su alrededor, incluido la entrada al Metro de Foster… Esa obra necesita de mucho espacio despejado a su alrededor y ahí no lo tuvo ni lo tendrá. Ya que el edificio ya no es propiedad del mismo que es propietario de la pieza, ésta se puede desligar del lugar. La cornisa de Mallona o del Parque Etxebarría, sobre el casco viejo, sería un buen emplazamiento para ese “elogio del hierro”, allí donde tanto hierro se fabricó décadas atrás.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s