Cuarentenas y lazaretos.

Q Station en 1930's (1832)
Quarantine Station, Sidney, fundada en 1832 y vista en una imagen aérea tomada en los años 30 del siglo pasado.

Hace unos días, en la entrada titulada Panópticos de ayer y hoy, decía que algunos edificios que fueron concebidos como prisiones se han convertido durante las últimas décadas en museos de arte contemporáneo. Si el cambio de uso puede parecer sorprendente, aunque bienvenido, no lo es menos el que antiguos lazaretos se hayan reutilizado como hoteles de lujo como, por ejemplo, es el caso del existente en Sidney, el Q Station. Fundado en 1832 y activo hasta muy poco tiempo, con apenas cambios en la configuración de edificios y ocupación del suelo, este precioso lugar de la costa australiana ha pasado de ser un rincón retirado para enfermos infectados a transformarse en un paradisiaco lugar de vacaciones al alcance de pocos afortunados.

IMG_8584
Q Station, actual hotel de lujo donde antes estuvo el lazareto Quarantine Station.

La arquitectura específica para pasar periodos de cuarentena en los siglos pasados fue la del lazareto, un tipo de edificio en el que confluyen y cristalizan una serie de tradiciones y saberes que arrojan luz sobre las sociedades que los construyeron. Además del nacimiento y la evolución de ciertas ideas sobre la aparición y difusión de enfermedades epidémicas y de tradiciones científicas con las que éstas guardan relación, escarbando entre los cimientos del lazareto hallamos concepciones políticas, sociales, psicológicas, filosóficas y estéticas que lo configuran, le dan forma y rigen su funcionamiento, presentándose como lo que en realidad fue, esto es, un campo de pruebas científico, económico, político y social.

Los lazaretos eran, a la vez espacios sanitarios, puesto que en ellos se luchaba contra la enfermedad, y espacios de control, dado que esta lucha se realizaba aplicando una lógica carcelaria. En su configuración encontramos, a menudo, elementos formales y de disposición que remiten tanto a hospitales como a cárceles u otros espacios de reclusión, influencias que también podemos hallar en sentido contrario. En la configuración de estos edificios convergían, además, aspectos dependientes de las ideas hegemónicas, tanto médicas como populares, sobre la generación y el avance de las pestilencias, las modas y cánones arquitectónicos imperantes o determinadas ideas filosóficas, sociales y morales.

En 1787 y por inspiración de Floridablanca, Carlos III promulgó una Real Orden por la cual se ordenaba construir un lazareto en la península de Felipet, a la entrada del puerto de Mahón, el más célebre de los edificados en España. Esta actuación fue uno de los corolarios de la política sanitaria impulsada por los Borbones, que sentó las bases de una gestión de la sanidad centralizada y jerarquizada y que tenía entre sus ocupaciones principales el resguardo contra las epidemias.

lazareto de mahón
Lazareto pabellonario de Mahón, Bien de Interés Cultural en la actualidad.
Lazareto de San Michele, Catania
Planta del lazareto panóptico de San Michele, Catania (Italia).

Hoy no existen lazaretos en activo y la distancia espacial preventiva se trata de lograr mediante las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), unas camas hospitalarias altamente tecnológicas. Como es sabido, en su forma más básica, la cuarentena es una estrategia de separación y contención: la creación de un límite higiénico entre dos o más personas, con el fin de proteger a una de la exposición a la otra, aislando a los individuos que han estado expuestos a un virus o bacteria contagiosa y, como resultado, pueden (o no) ser portadores de la infección. Es una respuesta espacial a la sospecha, la amenaza y la incertidumbre, estableciendo sus límites durante el tiempo que sea necesario, creando una distancia clara y suficiente entre limpio y sucio, seguro y peligroso, sano y enfermo, extranjero y nativo… Desde la Zona de Exclusión de Chernobil y algunas islas del archipiélago de Nueva York hasta los campamentos instalados para albergar a refugiados haitianos VIH positivos detenidos en Guantánamo y el tráiler modificado del Airstream desde el que los astronautas Aldrin, Armstrong y Collins saludaron una vez al presidente Nixon, las construcciones para pasar una cuarentena son variados, mutables y, a menudo, inesperados.

La práctica de la cuarentena se extiende mucho más allá de las cuestiones de control de epidemias y estrategias de contención de plagas para tocar temas de planificación urbana, geopolítica, comercio internacional, ética, inmigración… Y aunque la práctica se remonta al menos a la llegada de la Peste Negra a la Venecia medieval -si no hay que llevarla hasta los 40 días de Cristo en el desierto-, la cuarentena ha resurgido como un tema urgente y grave en la actual globalización con la resistencia a los antibióticos, las enfermedades emergentes (como el COVID-19), la gripe pandémica y el bioterrorismo.

En la primavera de 2010, hace justamente diez años, en las instalaciones del Storefront for Art and Architecture, de Nueva York, se inauguró una exposición titulada Landscapes of Quarantine en la que, entre otras cuestiones, se abordaba aquella tipología constructiva del lazareto, considerada caduca desde décadas atrás, herramienta del pasado en la que ni siquiera cabía pensar entonces como algo realista, pero súbitamente sobrevenida ahora a nuestra memoria.

En el lazareto hay un singular lenguaje arquitectónico de aislamiento y protección. A menudo se encuentran edificados en lugares de gran atractivo paisajístico y natural. Algunos han sido derribados, obviamente, y otros se han convertido en teatros, restaurantes u hoteles de lujo. Con frecuencia se encuentran en islas cerca de la costa de la ciudad a la que protegen en lugar de situarse en la misma ciudad -por razones obvias- o están en una península más allá del alcance poblacional del municipio, en los bordes del territorio, siempre que fuera posible, cerca del agua, donde el aire corriera con la esperanza de que arrastrara las miasmas.

Una idea básica en los lazaretos era la circulación articulada arquitectónicamente a través de la estratégica ubicación de ventanas y arcadas, entradas y salidas, pasillos y patios… Esta preocupación con el flujo y la circulación se puede ver, hoy mismo, en quienes intentan rediseñar el flujo de la clientela de sus tiendas, por ejemplo, para controlar y prevenir los movimientos de las gentes y el contacto entre ellas: flujos comerciales como flujos de cuarentena.

La cuarentena no sólo tiene una consecuencia específica en arquitectura, sino también puede tenerla en lo geopolítico. Es una idea muy literaria y flexible con capacidad metafórica en un sentido casi psicológico, a la vez que políticamente peligrosa porque es muy fácil dar el paso de usar la idea de separación y aislamiento como herramienta de segregación o discriminación. ¿Dónde se encuentra la mayoría de las residencias de ancianos, si no en las afueras de las ciudades? ¿Donde Guantánamo, si no en Cuba?

Lazzaretto, Dubrovnik, Croacia.
Lazareto de Dubrovnik. Croacia fue pionera en la idea de la cuarentena. Pero Venecia era el laboratorio de invención e innovación. Venecia, precisamente por su geografía, pudo experimentar con diferentes tipos de cuarentena y formas de cortar barrios y crear los primeros guetos.
Lazzaretto Vechio, Venecia 1423
Lazzaretto Vecchio, en la totalidad de una isla en la laguna veneciana.
ellis island
1902, nuevo hospital en Ellis Island y pabellones de cuarentena en las cercanas Swinburn Island y Hoffman Island, Nueva York. La ciudad norteamericana tiene mucho es común con la veneciana ya que ambas son archipiélagos cuya comunicación interinsular puede ser fácilmente cortada. La idea de Manhattan como una enorme prisión, con puentes cerrados y un muro alrededor creaba un mundo en cuarentena o, para el caso, un mundo aislado de salud, que pudo verse en la película Escape from New York (John Carpenter, 1981).

Sobre las dificultades de prepararse para cuarentenas y pandemias, en general hoy, parece haberse puesto de manifiesto, tanto en España como en otros países afectados, la necesidad de encomendar encargos de potencialidad dual en la planificación de edificios públicos. Eso está sucediendo ahora: gimnasios, pabellones feriales y centros de conferencias son transformados, con mayores o menores inconvenientes, en grandes instalaciones hospitalarias al estilo de Wuhan.

Estos improvisados hospitales de campaña acogen a las personas que están infectadas pero no necesitan ingresar en las UCI de los hospitales y cabe pensar que tal vez habría habido alguna manera de hacerlos más funcionales o más fácilmente transformables. Por ejemplo, si se pudiera construir una arquitectura orientada a eventual pandemia que permaneciese oculta en su arquitectura visible, si se hubiera pensado en esta necesidad. Como al parecer, aunque no fuera previsto por sus autores, han funcionado los pabellones 7 y 9 de IFEMA, en Madrid, con sus amplias, extensas y accesibles canalizaciones en el subsuelo para cableados, conductos y tuberías. ¿No se podría ordenar/encargar que todas estas grandes infraestructuras fueran siempre transformables?

El futuro de la cuarentena es ahora. Ya estamos viendo la implementación, casi de la noche a la mañana, de aspectos que imaginábamos como a varios años de distancia, si no a una o dos décadas en el futuro: rastrear personas y conocer a distancia sus temperaturas corporales, saber qué gentes son aquellas con las que han tenido contacto reciente, conocer los lugares donde han estado, incluso la distancia a la que transitaron fuera de ciertos establecimientos comerciales, laborales y de ocio para ver si supusieron un riesgo para quienes estaban dentro. Todas estas cuestiones que parecían realmente futuristas y algo distópicas -casi como un relato de ciencia-ficción- de repente sucedieron en Wuhan.

Lazzaretto, Ancona.
Lazareto de Ancona (Italia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s