Paisajes del progreso (dibujando fábricas).

La historia de la industrialización tiene aún muchas páginas pendientes de ser escritas. Algunas se refieren a procesos, técnicas y actividades que cambiaron el mundo, orientándolo hacia horizontes  inéditos en lo económico, lo social y lo político. Algunas otras son pequeñas notas a pie de página que mencionan nombres a punto de caer en el olvido y hechos de escasa relevancia, pero que, unidos a los que sí fueron importantes, completan el relato y añaden matices a la realidad multiforme que se vivió. Tanto lo relevante como aquello que sólo fue anecdótico va desapareciendo ante nuestros ojos. Las fábricas se derriban, sus archivos se tiran al suelo o se venden al peso y la memoria de los últimos trabajadores que manejaron cierta tecnología ahora en desuso van muriendo sin que se recoja el testimonio de su saber hacer… Son arqueología, aunque todavía estén vivos. Es una lucha contra el tiempo y la desidia.

Uno de esos minúsculos detalles se refiere a la manera en que las propias empresas se quisieron ver a sí mismas antes de que la fotografía -en particular la fotografía aérea- pudiese proporcionar vistosas panorámicas de las instalaciones industriales que les sirvieran como tarjeta de presentación en congresos y ferias o frente a las empresas de la competencia.

Durante los años 40 hubo en Bilbao un dibujante que se especializó en la realización de vistas aéreas de las fábricas más poderosas del sector. Firmaba sus trabajos como D’ABADIE y ha quedado nulo recuerdo de él en las páginas de los libros que tratan sobre la industrialización en Bizkaia. Quizás tampoco lo merezca, pero fue quien se encargó, breve y puntualmente, de ofrecer imágenes del poderío industrial local. Algunas empresas todavía conservan sus visiones y las cuidan, caso de Vicinay, pero en la mayoría de las ocasiones sólo quedan reproducciones de aquellos dibujos, no los dibujos en sí mismos. Alguno he encontrado sucio y roto en fábricas abandonadas desde hace décadas,  caso de VALCA o Sarasqueta, pero en general, tras cerrarse las oficinas en las que estas ilustraciones se conservaban (normalmente, en la sala del consejo, el despacho del director o la sala de espera), tanto el mobiliario como los elementos decorativos solían ser despreciados y desahuciados a la basura.

A lo largo de algún tiempo me dediqué a guardar cuantas imágenes elaboradas por D’ABADIE fui encontrando. Este hombre, del que no conocemos su nombre completo ni si era francés o español, concentró su actividad en los municipios del Bajo Nervión, pero he encontrado alguna imagen suya dibujada para un edificio de talleres por pisos en Éibar y otra para una industria química en el norte de Burgos (aunque implantada por empresarios de Bilbao).

Tenía un estilo característico, no sofisticado pero sí eficaz para lo que los empresarios pretendían. No era artista -tampoco lo pretendía-, ni arquitecto, quizás delineante… Elaboraba vistas axonométricas, es decir, vistas tomadas desde un punto elevado, picadas hacia abajo y desde cierta distancia a partir de una de las esquinas o puntos angulares del conjunto de inmuebles fabriles. Así lograba dar una imagen general de la totalidad de las instalaciones con fugas visuales, no siempre isométricas, hacia el fondo por la derecha e izquierda. No intentaba ser creativo, sino fiel a la realidad, como si la fábrica hubiera sido recién estrenada -impecable, sin suciedad ni daños-, lo que en muchos casos pudo ser así, de hecho.

Casi siempre dejaba que la línea del horizonte rematara la parte superior de la imagen, dando entrada a fragmentos de paisaje, con lo que lograba una sencilla conjunción de artificio y naturaleza. En los primeros términos solía dar entrada a carreteras, ríos o vías de ferrocarril por los que circulaban coches, camiones, tranvías, barcazas y trenes, ofreciendo una sensación clara de dinamismo fabril o empresarial. Un detalle curioso es que las chimeneas dibujadas, siempre, todas, están echando al aire largas humaredas negras, lo que entonces no era visto como algo poco ecológico, sino como una positiva muestra de actividad productiva. No se observa demasiada gente en los alrededores, mucho menos a los obreros, los cuales estaban laborando dentro de las fábricas, ganando su sueldo.

El formato era siempre apaisado, muy apaisado, y las medidas del dibujo superaban en su lado más largo los 100 cm. La técnica utilizada era, sobre todo, tinta china sobre un papel no muy grueso y frágil, motivo por el cual el dibujo, una vez acabado, era fotografiado de inmediato para encargar reproducciones del mismo. El hecho de mostrar las fábricas desde un punto de vista elevado proporcionaba una imagen de cierta grandiosidad que, sin duda, era querida por los empresarios. Como los antiguos generales que solicitaban a pintores el encargo de plasmar aquellos paisajes en donde habían acontecido sus victorias militares, los industriales bizkaínos encargaban a este modesto dibujante que les representara el paisaje de sus éxitos económicos.

La industrialización creó muchos oficios nuevos acordes a las tecnologías que constantemente se renovaban y que, por tanto, causaban la desaparición de los oficios antes engendrados; los nuevos, a su vez, desaparecían en cuanto las técnicas cambiaban… De muchos de esos oficios que existieron no conservamos noticia. Uno de aquellos trabajos que exigió la presencia de un profesional que supiera dibujar e imaginar la arquitectura industrial desde las alturas, a “vista de pájaro”, fue el que desempeñó D’ABADIE. Una pequeña nota a pie de página para el recuerdo.

Aquí van algunas cuantas de sus realizaciones.

Aurrerá
Aurrerá, S.A., en Sestao. Fundición de hierro, acero, bronce, etc. Tuberías de hierro fundido. Llaves de compuertas. Cierres hidráulicos. Radiadores y material para calefacciones. Construcción de maquinaria.
Babcock & Wilcox
Sociedad Española de Construcciones Babcock & Wilcox, en Galindo-Sestao. Centrales térmicas. Motores Diesel marinos y estacionarios; licencias Sulzer y Burmesister & Wain. Construcciones metálicas. Grúas y transportadoras. Locomotoras eléctricas y de vapor. Tubos de acero. Tubos fundidos. Engranes. Fundiciones de acero, hierro y bronce.
C. E. de Pinturas Internacionales
Compañía Española de Pinturas Internacionales, en Luchana-Erandio. Pinturas y barnices.
Recalde
Echevarría S.A., en Rekalde-Begoña. Aceros finos inoxidables, fundidos, etc. Aceros para minas, caldas, ballestas y toda clase de herramientas. Aceros calibrados, lingotes de hierro, perfiles comerciales, clavos, tachuelas, alambres, etc. (1943).
Santa Agueda
Echevarría S.A., en Santa Agueda-Barakaldo (1943)
FAES
Fábrica Española de Productos Químicos y Farmacéuticos, FAES, en Lamiaco-Lejona. Productos químicos y farmacéuticos.
FIRESTONE
Firestone Hispania, S.A., en Basauri. Cubiertas, cámaras, rollos de cinta aislante, correas diversas, tejidos diversos, algodón hidrófilo, ruedas metálicas, carretillas metálicas, bujías y otros productos.
Forjas y Alambres del Cadagua
Forjas y Alambres del Cadagua, en Alonsótegui. Alambres y herramientas.
Franco-Española de Cables y Alambres
Sociedad Franco Española de Alambres, Cables y Transportes Aéreos, en Desierto-Erandio. Cables de acero para la marina, pesca, industria y minas. Construcción de tranvías aéreos, puentes colgantes, etc.
J. K. Earle
Eduardo K. L. Earle, en Lamiako-Lejona. Cobre, latón, alpaca, bronce, chapas, rollos, ferro-aluminio, aluminio y sus aleaciones.
Olabeaga
SADER (actualmente), en Zorroza-Bilbao. Fertilizantes y productos químicos. Nota incorporada el 17 de noviembre de 2019: Un lector dice desde facebook que esta imagen pertenece a la Sociedad Española de Fundiciones Eléctricas, SEFESA, que estuvo en Olabeaga y cuyo solar se halla ahora ocupado por viviendas. Tiene razón, tanto por la altura en que se encuentra respecto a la ría como por la presencia de esa casona ribereña (en Zorrotza no las hay ni las hubo de ese tipo). Por tanto, no es SADER, que se encuentra más aguas abajo.
SIGA
SIGA, Sociedad Ibérica de Gomas y Amiantos, S.A., en Asúa.  Artículos de goma. amiantos y cartón klingerit para industria, mangueras, correas, planchas, neumáticos para bicicletas, calzados de goma, empaquetaduras, etc.
TARABUSI
Tarabusi, en Deusto-Bilbao. Fabricación de pistones “Borgo” y accesorios.
VALCA
Sociedad Española de Productos Fotográficos, VALCA, en Sopeñano, Valle de Mena (Burgos). Placas de cristal, papeles y películas fotográficas, placas radiográficas, productos químicos para laboratorios de revelado (1950).
Sarasqueta (1952)
Sarasqueta, en Éibar (Gipuzkoa). Piezas metálicas calibradas para armas y maquinaria general (1952).

zorroza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s