Vida de barrio en Abando.

 

58 1905.2
Planta baja del proyecto del arquitecto José Mª Basterra firmado en 1905 para la Congregación de las Hermanas Carmelitas, proyecto no concluido en su totalidad.

Caminamos por las calles en que vivimos y apenas si conocemos los últimos momentos de sus existencias. Creemos saber cómo son porque las pisamos a diario, compramos en sus locales comerciales, nos encontramos con amigos en las cafeterías que las animan…, pero no somos conscientes de que sustituimos a otras personas que en el pasado hicieron lo mismo que nosotros a lo largo del mismo paisaje con gestos parecidos y en lugares concretos sólo ligeramente diferentes. Y aquellos a quienes ahora sustituimos, a su vez, fueron en su momento sustitutos de otros anteriores, y estos también vinieron a reemplazar a…

Algunos recordamos que hace 10 años anduvimos más jóvenes por estas calles, otros pueden llegar a 20 años atrás y evocar hechos distantes que aún permanecen frescos en su recuerdo y algunos menos escarban en la memoria para mencionar sucesos que en esas mismas vías y aceras tuvieron lugar hace 30 años; muchos menos son capaces de invocar que 40 años atrás en los locales comerciales de su barrio existían actividades laborales que desaparecieron para siempre y apenas unos pocos aluden a algún hecho significativo ocurrido hace 50 años. La mayoría de los residentes aún no había nacido.

Aquellas personas que pueden recordar qué sucedía 60 o 70 años atrás en las calles que hoy pisamos con naturalidad son unos escasos supervivientes del tiempo y de su propia perplejidad ante los numerosos cambios que han podido contemplar.

Realmente, nosotros, los habitantes de este barrio del Ensanche bilbaíno, somos la cuarta, quinta o sexta generación que ha vivido en estas casas y caminado por estas aceras. No sabemos nada de los primeros habitantes de los domicilios que hoy ocupamos, aquellas personas que a partir de 1885 se establecieron en los que hoy llamamos nuestros domicilios, pero que entonces fueron los suyos.

El barrio es el escenario perfecto para salir a la búsqueda de aquello que llamamos lo maravilloso cotidiano: un viaje casi ritual de retorno a los orígenes del contar historias, a la escucha de los narradores orales que hablan de los “hechos de la vida”.

1919.0
Encabezamiento del proyecto de ampliación del colegio firmado por el arquitecto Manuel I. Galíndez en 1919.

Siguiendo las reflexiones del antropólogo Manuel Delgado en sus libros Sociedades movedizas. Pasos hacia una antropología de las calles (Anagrama, Barcelona, 2007) y El espacio público como ideología (La Catarata, Madrid, 2011), la esencia del concepto ‘barrio’ radica en un tipo específico de vínculo social basado en la proximidad y en la rutina de los encuentros en un contexto territorial delimitado. Todo barrio es un vecindario, pero no toda vecindad es un barrio, de igual manera que no toda casa es un hogar. Para ser un barrio, una vecindad debe contener algo más porque el barrio es un espacio subjetivo asociado a prácticas individuales por lo que su sentido es, sobre todo, biográfico, aunque a menudo pueda servir para recomponer un vínculo social que la ciudad en su conjunto y las relaciones anónimas y de distanciamiento -tan propias de lo urbano- tienden a disolver. Es fundamental que este territorio aparezca definido, incluido un nombre propio, porque en relación con él se generan sentimientos poderosos, relacionados con un conjunto más o menos intenso y extenso de prácticas colectivas y con el reconocimiento mutuo, al menos “de vista”, que otorgamos a ese personaje de nuestra vida de cada día al que le atribuimos el papel social de ‘vecino’. 

En cualquier caso, el barrio es el molde o la configuración básica para cualquier modalidad de apropiación psicológica y afectiva del espacio en que vivimos, ya que es nuestra primera experiencia –constantemente repetida– de esa región que se extiende más allá de las puertas de nuestra casa y que es menos nuestra e incluso menos colectiva cuanto más nos alejamos de ella. Ahora bien, al mismo tiempo que el barrio es un espacio subjetivo de prácticas individuales, también es un espacio objetivo de y para la acción colectiva. El barrio es una unidad social clave, asociada a un tipo de integración colectiva basada en la proximidad y en las interacciones frecuentes cara a cara que no tienen por qué estar exentas de conflictividad y de prácticas de exclusión.

La acción colectiva -asegura Manuel Delgado- resulta casi inherente a una vida cotidiana igualmente colectiva, en la que la gente coincide en el día a día, se ve las caras, tiene múltiples oportunidades de intercambiar impresiones y sentimientos y se convierte en vehículo de transmisión de todo tipo de rumores y consignas. La protesta, incluso la revuelta, están predispuestas e incluso presupuestas en un espacio que las propicia a partir de la facilidad con que en cualquier momento se puede ‘bajar a la calle’, allí donde el encuentro con los iguales es inevitable y es inevitable compartir preocupaciones, indignaciones y, después, una misma convicción de que es posible conseguir determinados fines por medio de la acción común.

1919.6
Firma del arquitecto Manuel I. Galíndez.

Caminamos por las calles en que vivimos, no muy antiguas pues en nuestro caso de Abando apenas llegan al siglo y medio, y en general desconocemos por completo su historia y a quienes antes ocuparon el espacio en el que nosotros vivimos hoy, esas mismas habitaciones en que dormimos, comemos, reímos y lloramos, ignorando que otros lo hicieron antes en los mismos lugares y por semejantes motivos. No es exactamente lo que Miguel de Unamuno denominó intrahistoria, pues con ella quería referirse a la vida tradicional que sirve como telón de fondo a la historia más visible,    aquello que está a la sombra de lo conocido históricamente o de lo resaltado por los medios de comunicación, sino que se trata de la vida habitual, cotidiana y pegada a la actualidad que es sepultada por generaciones de olvidadizos involuntarios, arrollada por el cambiante e imparable presente.

El ciclo de conferencias organizado por la Asociación Vecinal por un Abando Habitable y Saludable defiende la conservación del patrimonio urbano constituido por el antiguo colegio de las Carmelitas de Barraincúa y su patio de recreo con dos palmeras centenarias para su reconversión en un espacio urbano de proximidad, abierto como jardín y orientado al disfrute de los vecinos del entorno. Con ello la Asociación  también defiende una mejor vida de barrio y procura una más estrecha inter-actuación entre los vecinos para el logro de objetivos de interés general que son ignorados o despreciados por las autoridades municipales.

La defensa de este patrimonio arquitectónico y urbanístico nos ha llevado a realizar una detenida reflexión sobre el barrio y su memoria, sobre sus casas y las costumbres de quienes las habitan, sobre lo que ha sido a lo largo de épocas de paz y de guerra, de penuria y de prosperidad, de cambios positivos y negativos, de esperanzas y decepciones…, en suma, de lo que habiendo ocurrido con anterioridad a nosotros sirvió para convertirnos en lo que somos hoy.

Las tres conferencias que conforman el ciclo abordarán cuestiones (1) de arquitectura y urbanismo local, (2) del modo en que la guerra civil afectó a sus edificaciones y habitantes, y (3) de la peculiar memoria vinculada a la actividad docente orientada a las jóvenes del barrio en las largas décadas de posguerra durante las que las Carmelitas impartieron enseñanza en este “su” colegio de entonces que hoy queremos convertir en casa “de todos”.

cartel conferencias

62 1905 6,jpg
Alzado frontal (a la calle Heros) del proyecto de José Mª Basterra firmado en 1905, proyecto no concluido en su totalidad.

Un comentario sobre “Vida de barrio en Abando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s