Urbanismo ponderado.

La propiedad del suelo urbano está sujeta a derechos y a obligaciones, como cualquier otro tipo de propiedad. Nadie niega al Obispado de Bilbao su deseo de sumarse a la modernización de Bilbao, aunque sería magnífico que no la limitara sólo al aprovechamiento del suelo edificable de su propiedad, ampliando esa modernidad a algunas prácticas de género y origen medieval que mantiene vigentes.

Por supuesto, está en su mano el entender tal modernización como quiera y más le convenga siempre que los procedimientos utilizados para ello se ajusten a derecho y a los mecanismos de transparencia a que obligan los asuntos relativos a la ciudad -esto es, a sus habitantes- y a su urbanismo -es decir, a la forma en que esos habitantes conviven en los espacios público y privado-.

Asimismo, es del todo comprensible que el Obispado quiera reunir en un solo lugar todos los servicios que ahora tiene diseminados por el territorio: centralizar la suma de sus actividades le reportaría un ahorro de esfuerzo y energía que ahora se ven obligados a dispersar, tanto los trabajadores que los atienden como las personas que los utilizan.

Siendo el Obispado propietario de la finca situada entre las calles Barraincúa, Lersundi y Heros -ocupada la mitad de ella por su Escuela de Magisterio y la otra mitad por un espacio recreativo/docente libre de edificación- tiene sentido que haya pensado en ese lugar como idóneo para ejercer su derecho a construir un edificio en el que -aportando un grano de arena a la modernización de la villa, entendida ésta como la colmatación de todo el espacio urbano existente (¿?)- concentrar sus actividades, incluida la propia residencia del Obispo, supongo, aunque miedo da que, si así sucede, tras salir del palacete ajardinado que tiene hoy cerca de la Basílica de Begoña, piense que en ese lugar podría levantar otro inmueble. Son muchos metros cúbicos, caso de recalificación…

De otra parte, los vecinos y el AMPA del Colegio Cervantes, inmediato a esa finca de la calle Heros, también tienen derecho a expresar sus aspiraciones y anhelos respecto a un lugar que, de ocuparse tal como se prevé, introduciría profundos cambios en el modo de vida del barrio. No niegan los derechos del Obispado, tan sólo manifiestan lo que les gustaría que ocurriera, un uso diferente cuya pertinencia justifican con razones que se podrán compartir o no, pero que no carecen de sentido común. Frente al “urbanismo estratégico” -grandilocuente concepto que aquí enmascara un edificio masivo- se pide un “urbanismo ponderado” en relación con las necesidades y el bienestar del Colegio y la zona.

Y más allá de escuchar que el proyecto “está dentro de la ley”, lo que a los vecinos y al AMPA les gustaría es conocer si lo argumentado en su día por el Obispado ante el Ayuntamiento, a la hora de solicitar el cambio de calificación del suelo urbano de su propiedad, se ajusta exactamente a lo que ahora pretende realizar. Y es que existe la sospecha de que ante el Ayuntamiento declaró que llevaría a cabo un proyecto determinado, en base al cual se consideró pertinente la recalificación urbanística, y que ahora, lograda la recalificación, ese proyecto ha cambiado sustancialmente, con lo que las razones que fundamentaron el cambio en el Plan General de Ordenación Urbana han dejado de avalar la decisión municipal tomada.

Parece que alguien mintió o no dijo toda la verdad (piadosamente, por supuesto) acerca de lo que pretendía o que alguien miró para otro lado al recalificar. Transparencia sería dar a conocer la solicitud presentada con los argumentos en base a los que el Ayuntamiento procedió al cambio de uso de ese espacio urbano. Resulta extraño, pero la municipalidad no lo muestra.

Si así fuera, se tendría sustancia suficiente para impugnar judicialmente la decisión urbanística, ya que podríamos encontrarnos ante un supuesto engaño a la administración pública. En consecuencia, el proyecto de edificación en ese solar y la venta a una mutua privada de la mitad de lo que se quiere edificar quedaría severamente cuestionado. Antes de seguir adelante, creo que tanto la Constructora Murias como Mutualia, y por supuesto el Obispado, deberían recapacitar y replantearse sus intenciones.

Javier González de Durana

Vecino del barrio y miembro de la Plataforma Vecinal por un Abando Habitable y Saludable

El anterior texto fue escrito para ser publicado en el periódico El Correo, de Bilbao, como réplica al artículo de opinión que apareció en la sección “Local” de dicho periódico el pasado día 19 de junio, miércoles, con el título de “Urbanismo estratégico” y firmado por Carlos García de Andoin.

A pesar de haberme puesto en contacto con los responsables de esa sección periodística en tres ocasiones los días 20 y 21, y de comunicarles que, en el ejercicio del derecho de réplica, quería dar a conocer un punto de vista diferente sobre el proyecto del Obispado mediante un texto ya elaborado, no conseguí que el periódico mostrara interés en ello.

De tal forma, para no dejar sin contestación a lo argumentado en el artículo de García de Andoin, publico en este blog lo que estaba destinado a ser leído en El Correo. Ese escrito, autolimitado a 700 palabras para tener encaje como artículo de opinión, dejaba fuera varias cuestiones que ahora, aquí sin restricción alguna al número de palabras, puedo incluir. Estas otras cuestiones eran las siguientes:

  • En el artículo de García de Andoin no se señala en calidad de qué esta persona interviene en el debate, siendo una mala praxis periodística no informar al pie del texto que el autor, en este caso, pertenece a una de las partes del conflicto, concretamente a la del Obispado, como director que es del Instituto Diocesano de Teología y Pastoral (IDTP) desde mayo de 2015;
  • Aunque dice que no serán viviendas de lujo, oculta que la primera intención del Obispado en 2017 era que sí fueran, precisamente, viviendas de alto standing y con la parroquia San Francisco Javier ubicada en la planta baja; de hecho, el alzado de la fachada del edificio diseñado por el estudio de arquitectura Katsura (reproducido aquí abajo) era para ese tipo de viviendas, llegando a ser presentado al Ayuntamiento el proyecto, si bien posteriormente el Obispado renunció a él; por cierto, es de imaginar que si el traslado de la parroquia de San Francisco Javier forma parte del plan eso significa que podría vender el inmueble que ocupa ahora en la calle Juan de  Ajuriaguerra; toda una operación inmobiliaria a varias bandas;
  • También elude mencionar que dentro del propio estamento eclesiástico local existe una oposición razonada al proyecto de construir “un Corte Inglés religioso”, como lo llaman, en este sensible solar, dada la gran cantidad de edificios religiosos sin apenas uso que posee el Obispado en Bilbao.

Vecinos de la zona más padres y madres del AMPA del Colegio Cervantes se han organizado legalmente en la Plataforma Vecinal por un Ensanche Habitable y Saludable, dispuestos a parar esta iniciativa que SÍ ha tenido hasta ahora un proceso oscuro. Considerando que lo mejor es dejar el sitio tal y como está para su uso público, el Ayuntamiento podría ofrecer al Obispado un solar equivalente en otro lugar de la Villa que compensara la adquisición de éste por medio de una negociación.

katsura-fachada-edificio-barrainkua-posible-bizkeliza-etxea
Proyecto inicial del Obispado para construir viviendas de alto standing, con la parroquia de San Francisco Javier en planta baja; este proyecto fue presentado al Ayuntamiento en 2017, siendo retirado posteriormente.

2 comentarios sobre “Urbanismo ponderado.

  1. Animo Javier !!. Como sabes el Poder tiene muchas ramificaciones y en este caso al Correo no le ha interesado ese berenjenal a pesar de que su postura estaría en contra de la objetividad y libertad de expresión que se le supone a un periódico
    La iglesia necesita espacio ???…Pero si es lo que les sobra !!!! Si no hay seminaristas, no hay curas, no hay monjas y cada vez menos feligreses….Los conventos y monasterios se vacían y se venden para hoteles con encanto, para centros culturales. No acaban de vender en la calle Autonomía una Iglesia a unos comerciantes chinos ?????. NO podían haberla utilizado para estos servicios centrales que ahora necesitan ???. Me deja perplejo que la Iglesia necesite sitio, se me ocurren cientos de sitios cerrados o infrautilizados.
    Es una operación mas puramente especulativa maquillada para venderla y el Correo mutis por el foro.

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias por el artículo. También recordar que el edificio del Obispado ocupa 7.000m2 de los 13.000 que tiene el solar, coincidiendo prácticamente con lo ya construido, actual escuela de magisterio . Los restantes 6.000 metros, el Obispado, se los vende a una clínica privada, curiosamente el proyecto se hizo público dos días después de las elecciones municipales . También recordar, que el Ayuntamiento de Bilbao, concede el año pasado, el cambio de uso de este solar de “docente” a “otros usos” de una manera un tanto opaca puesto que desde la AMPA del C. P. Cervantes y otras plataformas vecinales se había solicitado ser informados de los posibles movimientos para poder presentar alegaciones y el Ayuntamiento no informó. Sin este cambio de usos, este proyecto no se hubiera podido realizar.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s